19 feb. 2017

Lugares que nos habitan


Ya lo he dicho varias veces en el blog, pero no deja de sorprenderme la finura y amplitud de la colección de narrativa de Baile del Sol. Muchos pusimos el ojo hace mucho tiempo en ella por su colección de poesía, pero somos otros tantos los que nos estamos enganchando a los libros de cuentos de la editorial.

Hoy, por ejemplo, os diré cuatro cosas de uno de ellos. Hablamos de Lugares que nos habitan, de Marta María López (Riberas , Asturias, 1975). Un libro de relatos de poco más de ochenta páginas, con nueve piezas que funcionan a la perfección y que se hallan unidas por un hilo conductor potente: la extrañeza de los lugares donde habitan los personajes. De todos ellos, me quedo con dos cuentos especialmente potentes, y no tanto por su cierre sino por la tensión narrativa y las amplitud simbólica de buena parte de sus escenas. Hablo de «Un poco de intimidad» y «Tampones y pomelos». En el primero, una pareja perfecta ve como su cotidianidad se deteriora tras la construcción de un inquietante hotel cercano a su casa. En el segundo, un soltero solitario y aburrido se encuentra de repente compartiendo su vivienda con una visitante alojada en el fondo de uno de sus armarios. Finalmente, Lugares que nos habitan es un libro contenido, muy preciso, leal al género y que te deja con ganas de leer más. 

15 feb. 2017

Memento mori

«No digo que sea esta la mejor manera de vivir, afirmo que es la única que conozco y que ejerzo con mediana funcionalidad». Muy grande, Canek. Pinchad en la imagen para ampliarla.


En Diario sin motocicleta, de Canek Sánchez Guevara (Pepitas de Calabaza, Logroño: 2016).

6 feb. 2017

Piedra Papel Libros publica ‘Autoridad y culpa. Apuntes de Filosofía Política’, de Víctor Atobas




Piedra Papel Libros se complace en presentaros Autoridad y culpa. Apuntes de Filosofía Política, de Víctor Atobas. Séptimo título de nuestra colección Libros del Borde, Autoridad y culpa surge de la necesidad de superar la obsesión por aquello que nos acosa en nuestras vidas: el poder. Partiendo de un análisis del mismo que toma como referencia la obra de Michel Foucault, Víctor Atobas pretende restituir con este texto una mirada sobre el poder que reconozca su multidireccionalidad, afirmando su carácter relacional y desechando aquellas concepciones simplificadoras que niegan la posibilkidad de resistencia o identifican poder con dominio.

Víctor Atobas (1990, Burgos) es escritor y activista social y cultural. En la actualidad concluye el graduado en Ciencias Políticas (UNED). En 2013 publicó su última novela, titulada Manifiesto ni-ni. Fue cofundador y director editorial de la revista cultural Zoozobra Magazine. Como activista social, ha participado en el movimiento estudiantil y en las movilizaciones antiespeculativas de Gamonal. Sus artículos han aparecido en diversos medios alternativos.

Autoridad y culpa. Apuntes de Filosofía Política, de Víctor Atobas, a partir de ahora disponible para venta directa y distribución. Pedidos a piedrapapellibros@gmail.com (sin gastos de envío, pago por PayPal o ingreso en cuenta).

Autor: Víctor Atobas.
ISBN: 978-84-617-8168-3
Libros del Borde, nº 7
Cubierta: Mate. Cartulina estucada. Con solapas.
Tripa: Papel ahuesado 80 Gr.
Alzado: Fresado.
Medidas: 170 mm. x 116 mm.
Páginas: 68.
Precio: 5 €

29 ene. 2017

Pan en la tierra


Hago un receso para animar la hoguera de este blog, que lleva encendida desde hace casi diez años. La casa empantanada mientras tanto. Aprovecho que estoy solo para volver despacio a lo que no requiere urgencia. Sobre la mesa, debajo de otro montón, Tierra, el último libro de Guillermo Fernández Rojano, espera que lo revisite. No sé ni cuántas páginas dobladas hay. Me quedo con un texto que resuena en mi memoria desde su primera lectura y amplifica esta felicidad mínima, humana y mensurable, como el café de este domingo y el anticipo presentido del amor. A pesar del frío externo, se está caliente aquí. En la página 55 leemos:

LA madre coloca sobre la mesa las semillas del trigo, las lentejas germinadas, un espejo, una pecera con peces. La panadería se llena de la luz del primer día del mundo, Asaka, provincia de Andillán, Uzbekistán, 21 de marzo de 1901. En las calles, tambores y panderetas, hogueras y cantos. Pétalos de rosas se dispersan en el aire, se arremolinan y caen posándose sobre la frente de quien pasa. Los viejos anudan las semillas por sus tallos y las echan a los ríos. El deseo es anterior a la vida. Sobre la piedra, la masa; a su lado, la cebolla y la carne, la masa sola con sésamo, la masa de trigo extendida sobre la piedra caliente. Bailan los extraños, otros escuchan historias de libertad, los extraños tiene alas, vuelan por el parque. El hombre entra por la puerta trasera de la tahona y abraza a Halima, la panadera, muerde el pan ácimo de sus manos y, sin decir nada, sale por la misma puerta para no volver nunca.

- Tierra, Guillermo Fernandez Rojano (Taller Clandestino de las Letras. Castellón: 2015). 

26 ene. 2017

Mi cuerpo


MI CUERPO

Para ti O. J.

Todo mi cuerpo ajado
está permeado de tu ser,
de tu olor, de tu belleza,
de tu sonrisa, de la nostalgia
y las heridas sangrantes,
de tu luz, de tu cuerpo único,
del roce de tus cabellos, de tus pechos,
de tus manos pequeñas y aguerridas,
de tus caderas, de tus muslos,
de tus palabras
pero sobre todo de tu alegría.

Eduardo Godoy Sepúlveda

23 ene. 2017

Dos de Caeiro


Y de repente encontrarse con un libro: Poesía completa de Alberto Caeiro, el heterónimo de Fernando Pessoa.

XXV

Las pompas de jabón que este niño
se entretiene en hacer con su pajita
son traslúcidamente toda una filosofía.

Claras, inútiles y pasajeras como la Naturaleza,
amigas de los ojos como las cosas,
son sólo lo que son
con una precisión redonda y aérea
y nadie, ni siquiera el niño que las suelta
pretende que sean más de lo que parecen.

Algunas casi no se ven en el aire luminoso.
Son como la brisa que pasa y apenas toca las flores,
que sólo sabemos que pasa
porque algo disminuye en nosotros 
y todo se acepta con mayor nitidez.

XILX

Me meto para adentro y cierro la ventana.
Me traen el quinqué y me dan las buenas noches.
Y mi voz contenta da también las buenas noches.
Ojalá mi vida fuera siempre así:
el día soleado o suave de llovizna,
o tempestuoso como si acabara el mundo,
la tarde suave y los corrillos que pasan
observados con interés desde la ventana,
la última mirada amiga ofrecida al sosiego de los árboles,
y luego, ya cerrada la ventana, el quinqué encendido,
sin leer nada, sin pensar en nada, sin dormir siquiera,
sentir correr la vida a mi través como un río corre por su lecho,
y ahí afuera un gran mutismo, como el de un dios que duerme.

- Poesía completa de Alberto Caeiro, Fernando Pessoa, trad. Manuel Moya (Baile del Sol, Tenerife: 2015).

19 ene. 2017

'Fuera de la ley', de Mauro Bajatierra

De la vida y obra de Mauro Bajatierra me empapé hace unos meses leyendo la biografía que sobre el periodista libertario elaboró Julián Vadillo  hace unos años (publicada por LaMalatesta). Desde entonces quedé prendado del personaje. Hace poco quise conocer su faceta de escritor folletinesco y me hice con un ejemplar de Fuera de la ley, una de esas Lecturas para la juventud publicadas en Toulouse, capital del exilio libertario en Francia, a principios de los 40.

Federica Montseny dice sobre él en la pequeña presentación que antecede a la obra: Fue el último de los periodistas revolucionarios, el primero de los bardos de nuestra gesta [...] Mauro Bajatierra era una institución en Madrid. A su casa afluían los compañeros de toda España. Viejo militante, curtido en la lucha sindical, su intervención en las huelgas y movimientos populares, en la propaganda oral y escrita, su detención por la ejecución de Dato, hasta que, en la vista del proceso, en 1922, fue libertado; todo contribuyó a hacer popular su figura y su nombre. Y luego recuerda el episodio de su muerte, encerrado en su casa, repeliendo a tiros al grupo de fascistas que, ya perdido Madrid, fueron a arrestarle; episodio que se cierra con un disparo de su propia mano.

Por lo demás, el texto es bastante malo. Y esa es mi opinión. Una historia plana y estereotipada que, eso sí, cumple a la perfección su finalidad moralizante. No obstante, Fuera de la ley es un folleto que, leído a contramano, puede servir perfectamente para bucear en el imaginario de la virtud libertaria de la época, lo que le aporta un valor inesperado. 

14 ene. 2017

Dos poemas de 'Princesa Leia'


Hoy venimos con dos poemas de Princesa Leia, el magnífico y original poemario de Begoña M. Rueda, galardonado con el II Premio de Poesía Joven Antonio Colinas, convocado por la editorial sevillana La Isla de Siltolá.

NOSTROMO

El gato de la teniente Ripley
me parece el personaje más inteligente de Alien.
La inteligencia
siempre guarda un residuo de maldad.
El octavo pasajero lo sabe,
sonríe al felino,
le perdona la vida.

Es al único que se la perdona.

El gato de la teniente Ripley
es el personaje de Alien que más se me parece.
Un tripulante invisible
durante casi toda la película
al que sólo se escucha maullar.

STOP WARS

Mi abuela Matilde
no sabe lo que es un platillo volante.
Ella sólo sale para ir a misa,
me dice que le parece bonita
la música de Star Wars.
Mi abuela opina que Darth Vader es siniestro,
no se entera de lo de su hijo,
le dice a mi madre que necesito espabilar.

Mi abuela se ríe de George Lucas.
No necesita ir al cine para recordar

una guerra entre dos mundos.

11 ene. 2017

Ausencia de Bukowski


Hace tiempo, no recuerdo en qué año, un buen amigo me regaló este libro de Bukowski. Desde entonces lo tengo abierto, leyendo a cada tanto, en ratos sueltos, cada uno de los relatos y artículos del autor californiano (lo de ensayos de la cubierta me parece un recurso mercantil, la verdad). El caso es que, después de finalizarlo, no he podido desprenderme de la sensación de decepción acumulada conforme iba leyendo el libro. Al menos para mí -con este volumen fragmentario, compuesto por textos muy diversos y de calidad dispar- me ha sido imposible recuperar al autor de La senda del perdedor. Quizá sea yo quien haya cambiado... No sé. Tengo algunas páginas del libro dobladas; páginas que señalan que el relato o el texto que comienza en ese punto merece la pena, pero son pocas, muy pocas. Probablemente sea el hartazgo de los viejos temas, aunque no pongo en duda que Bukowski tenga en su obra relatos magistrales. En todo caso, tal vez sea un apunte que escribo un tanto resabiado, sobre todo por la mala experiencia que estoy teniendo últimamente con los textos inéditos publicados tras la muerte del autor en cuestión. De hecho, muy pronto hablaré de otro libro de este tipo.

10 ene. 2017

Tres rosas y un homónimo

Comienza 2017 y los cruces de libros ya empiezan a marearme...

Me devuelven Tres rosas amarillas, quizá el libro de relatos menos conocido de Raymond Carver. Y Lay me deja en el buzón de Julia El anarquista que se llamaba como yo, una novela de Pablo Martín a la que quiero echar el guante desde que se publicó.